Starlink llevará Internet a todos los rincones del planeta a precios bajos

La conectividad de cualquier lugar del planeta Tierra a Internet es un sueño que hoy no es lejano. En esta oportunidad, Peter Foyo comparte las reflexiones de Andrea Leoni -experto en tecnología- acerca de Starlink, un proyecto que puede hacer realidad el cierre de la brecha digital alrededor del mundo. Las apreciaciones de Andrea fueron tomadas del portal Leganerd.com.

satellite

 

Elon Musk, el genio detrás de SpaceX y Starlink

El lanzamiento de satélites en nombre de naciones o gobiernos no es inusual para SpaceX, como lo demuestra la misión secreta Zuma o el satélite de Luxemburgo en nombre de la OTAN. Después de todo, SpaceX tendrá que facturar de alguna manera, ya que aparentemente los lanzamientos de cohetes tienen muy poco margen. Sin embargo, al lanzar el satélite español PAZ el pasado mes de febrero, SpaceX aprovechó la oportunidad para agregar dos de sus satélites experimentales a la carga.

Elon Musk, el genio detrás de SpaceX es sin duda un visionario. Entre los autos eléctricos, los hiperloops, los cohetes reutilizables y las colonias marcianas, Elon Musk es un hombre que con sus ideas -para algunos locas- tiene por objetivo llevar las utopías tecnológicas al mundo real.

El proyecto Starlink de Musk es una red de satélites que tendrá como objetivo final proporcionar acceso a Internet de banda ancha en todos los lugares del planeta.

 

¿Qué es Starlink?

En 2015, Musk comenzó enviando una aplicación a la Federal Communications Commission (FCC) para probar una “red global de banda ancha”. Luego en 2017 se hizo la solicitud para la prueba de una red de banda ancha basada en satélites, llamada Starlink.

En los planes de Starlink, el proyecto tendrá que convertirse en una constelación de satélites que pueda cubrir todo el planeta proporcionando una conexión ultrarrápida: idealmente 1 Gigabit por segundo para cada usuario.

Si el usuario está en medio del desierto, en New York o en el Congo, entonces Starlink podría proveer de Internet de alta velocidad.

Además, el costo para el usuario final (en términos del hardware necesario) debería ser de alrededor de 200 dólares según los objetivos establecidos, una cifra razonablemente baja.

 

Sin embargo, la conexión de banda ancha satelital no es realmente nueva, entonces, ¿qué hace diferente al proyecto de Elon Musk?.

Una de las principales fallas en la conexión satelital es el alto tiempo de respuesta: debido a la distancia desde el suelo, la señal tarda más tiempo en ir y venir, y esto se traduce en una alta latencia.

La idea de Musk es colocar los satélites más abajo, a lo largo de la “órbita baja de la Tierra” (LEO por sus siglas en inglés), para que la señal viaje una distancia menor. Un satélite más bajo en altura, sin embargo, cubre menos superficie sobre la tierra y por lo tanto, crece la cantidad de satélites que SpaceX planea colocar en órbita.

De acuerdo con los datos, un satélite de telecomunicaciones normalmente se coloca en órbita geoestacionaria a unos 35.800 kilómetros de altitud. A esa distancia, una señal que viaja a la velocidad de la luz tarda 0,23 segundos para hacer un viaje completo de ida y vuelta.

SpaceX quiere tener sus satélites, en cambio, a una altura de aproximadamente 1.100 kilómetros. A esta altura, se estima que la latencia es del 3 por ciento, aproximadamente 7 milisegundos. Una mejora notable para la calidad de la red.

Para cubrir toda la superficie terrestre, StarLink planea crear una constelación de más de 12 mil satélites, todos para 2024. Una verdadera red de satélites alrededor del planeta Tierra. Hay información no muy consistente a este respecto, pero el total debería ser dado por 4.425 satélites a aproximadamente 1.100 kilómetros de altitud y otros 7.518 a aproximadamente 340 km.

Teniendo en cuenta que actualmente hay alrededor de 1.459 satélites activos actualmente en órbita alrededor de la Tierra, junto con otros 2.600 inactivos, los números de SpaceX son realmente impresionantes.

spacex

 

El primer lanzamiento

 

Con el cohete Falcon 9 del 22 de febrero, se lanzaron los dos primeros satélites experimentales, llamados Microsat-1a y Microsat-1b.

Estos satélites se encuentra actualmente a 625 kilómetros de la Tierra, con una duración de 6 a 12 meses. Durante este tiempo se comunicarán con tres estaciones ubicadas en California y Washington.

Además de estos dos primeros satélites, los planes son enviar hasta ocho en órbita antes de llevar a cabo el proceso real de creación de la constelación de satélites.

 

¿Quién ganará con Starlink?

La distribución no homogénea del acceso de banda ancha es uno de los principales componentes de la brecha digital, algunos países sufren más que otros y dentro de un mismo país algunas áreas están más atrasadas que otras. SpaceX pretende eliminar esta brecha, mediante la difusión de banda ancha directamente desde el espacio.

Además, el bajo costo del usuario final para el hardware requerido para la recepción es una excelente ayuda para la distribución generalizada del acceso a la red.

Noble objetivo, pero obviamente -y con razón- también hay ventajas del lado de las empresas, donde Internet ultra rápida en áreas “no cubiertas hoy” puede dar lugar a la producción y a nuevas oportunidades de negocio.

Además de SpaceX, Elon necesitaría un servicio del tipo Starlink, capaz de generar muchos ingresos constantes, porque tal como se menciona arriba, los lanzamientos de los diversos Falcon tienen un margen muy discreto. Los años 2015 y 2016 se cerraron con pérdidas.

Las nuevas proyecciones dicen que el negocio de internet satelital tendría más de 40 millones de suscriptores y generaría más de 30 mil millones de dólares en ingresos para 2025.

No obstante, así la tecnología satelital parezca ser la única en ofrecer ubicuidad en el servicio, se espera que la conectividad 5G también ayude, a bajo costo, a llegar a lugares hoy inaccesibles a Internet.